Ruso emprende en Chile con recetas caseras en base a salmones

Sergey Chakin llegó a Chile desde Argentina, donde estuve tratando de implementar un programa para re ubicar a un gran grupo de rusos de Crimea (en ese momento pertenecía a Ucrania y ellos estaban en una situación económica difícil). Terminó en fracaso, así que, cansado de esperar, un año después se vino a nuestro país.

Al llegar a Santiago, con USD 200 en mi bolsillo (había enviado a casa, para las niñas, todo el dinero que gané en varios trabajos en Argentina), conoció al dueño de una maestranza, Igor Nelidov, en la iglesia, quien le permitió vivir en el taller, donde primero hizo una casa de humo primitiva donde ahumé tres jureles. Al ver lo que estaba haciendo, los trabajadores del taller se le acercaron y ofrecieron compra. En ese momento, se le ocurrió la idea de ahumar pescado.

Cabe señalar que tenía experiencia en cocinar pescado desde la infancia: “nací en una de las islas Kuriles, Shumshu, así que crecí junto al mar. Ayudé a mi mamá a salar y secar el pescado, por lo que tenía algo de experiencia; pero en Chile, hay otros peces y otras condiciones, especialmente altas temperaturas externas, lo que significa que los métodos de salazón que se usan en Rusia no son adecuados. Tuve que experimentar mucho”.

¿Y a qué público llega?

Al principio, intenté vender jurel ahumado en una feria que estaba al lado del taller. Y no funcionó, no podía entender por qué mi tan hermoso jurel (y lo ahumé como lo hacen en Rusia y Europa, completamente, con cabeza), de color dorado ¡y no lo compraron!

Y luego una chilena, al lado del cual, en una caja de plátanos, puse varios pescados, dijo que no lo conseguiría vender, porque la gente va a la serie a comprar frutas y verduras, pero no pescado ahumado.

Y comencé a ofrecer mis productos a todos los que pude. Primero, a través de conocidos en la iglesia, en el taller, luego, cuando comencé a trabajar en OZ como administrador y guardia de seguridad, a todos los que conocía.

Conocí a una chilena y, en el garaje de su madre, creamos nuestro primer mini taller para ahumar pescado con ella; pero, ella incluyó a su hermano en la sociedad, y juntos decidieron que sería mejor que no fuera socio, sino simplemente un empleado. Pero quería tener mi propio negocio y, por lo tanto, me fui.

¿Qué hace un ruso emprendiendo en Chile?… ¿Cómo ha sido esa experiencia?

  Y finalmente, en 2014, conocí a Konstantin, a quien invité a convertirse en mi socio, y los dos alquilamos una casa en Ñuñoa, donde hicimos un taller y obtuvimos el permiso de la SEREMI.

Yo mismo hice el procesador, ideé las etiquetas, el diseño de la página web y el nombre de nuestra microempresa.

    El producto principal, y el más popular, es el salmón de vikingos. La idea del nombre me la dio un amigo de Chile, Marco Marchant.  Estoy desarrollando nuevos productos, como panqueques, midi, machas, charqui. Además, dichos productos no son fabricados en Chile por nadie más que por nuestra empresa.

 ¿Cómo ha enfrentado la crisis COVID-19?

Cuando pensaba en qué hacer, el argumento a favor del pescado era: en caso de cualquier crisis, hay bienes en los que la gente gastará dinero, en cualquier caso.

¿Qué consejos entrega a los emprendedores que están tratando de salvar su negocio?

Las dificultades nos obligan a buscar nuevas formas de trabajo. En primer lugar, creo que deberíamos ayudarnos unos a otros, estar más atentos a los que están cerca de nosotros. Por ejemplo, mi vecino trabaja para UBER, pero ahora no puede transportar pasajeros, solamente pedidos. Le encargo que entregue nuestros productos, es poco, pero ayuda. O mis amigos chilenos recomiendan mi producto a quienes aún no lo han probado. Una amiga mía, Patricia, traductora, incluso publicó fotos de mis productos en la web local de su condominio. Esta es una ayuda tangible y estoy muy agradecido con mis amigos y conocidos. Curiosamente, con el tiempo, casi todos mis clientes se convirtieron en mis buenos amigos o conocidos.

¿Cuál cree usted que es el mejor modelo de economía (del mundo) para las PYMEs?

En la Unión Europea, las PYME son el 99% de las empresas, crean el 60% de los empleos en el sector privado y contribuyen con más del 50% del valor agregado creado por las empresas de allá. En esos países se han creado varios programas para ayudar a las PYME, con el objeto de aumentar la competitividad a través de la innovación y conseguir mejor acceso al financiamiento.

En su rubro, que son productos de salmonera ¿Ha habido una baja de ventas? ¿Cómo lo ha tratado de equilibrar?

Sí, ha disminuido, ya que muchos ahora se ven obligados a abandonar las “delicatesen” debido a que deben economizar, comprando solamente lo más necesario.

¿Cómo equilibrar? Este problema no es solamente mío, sino también de todas las pequeñas empresas del país. El viernes recibí materias primas en la terminal de carga de buses y me llamó la atención que la terminal estaba vacía, donde la vida siempre estaba en su apogeo. Y esto indica una fuerte disminución en la actividad económica de las pequeñas empresas, es decir, las microempresas son los principales receptores de los envíos de carga por transporte de este tipo.

El principal problema de las micro y mini empresas es que los consumidores no conocen sus productos y simplemente no tienen fondos para publicidad.

En mi opinión, los medios de comunicación chilenos podrían prestar más atención a tales empresas, sería un gran apoyo y ayuda, especialmente en este momento difícil.

¿Qué ofrece en su negocio, productos…?

El producto principal y más popular, durante más de 20 años, es SALMÓN DE VIKINGOS. – (Balyk), ligeramente salado y deshidratado, con un delicado sabor ahumado, en trozos envasados al vacío.

– Caviar de Salmon Salar, Salmon Cojo, King Salmon.

– Charqui de Salmon, salado y seco en láminas.

– Choritos de Vikingos –  ahumados en aceite de maíz.

– Machas de Vikingos –  ahumados en aceite de maíz.

– Reineta de Vikingos (Seliodka o Cebiche Siberiano) en trocitos sin espinas, curada con sal, con eneldo, cebolla y aceite de maíz.

¿Por qué crees que tu receta rusa fue tan exitosa?

Este es un producto nuevo en Chile, en muchos aspectos parecido al jamón serrano. Por el momento, prácticamente no tiene análogos en el mercado local.

Las ventas on line ¿son el futuro del emprendedor?

Sí, por supuesto. El impacto de la pandemia ha impulsado significativamente el desarrollo del comercio en línea. El rápido crecimiento de portales como, por ejemplo, AMAZON.COM en los EE. UU. Y WILDBERRIES.RU en Rusia lo demuestran.

¿Dónde piden su pedido para comprarle?

Ahora la venta por el teléfono / WhatsApp +56 9 6649 9954 y despacho a domicilio por UBER o DiDi. Página web: www.salmonvikingo.com

Redes sociales: Facebook Salmon Vikingos (www.facebook.com/salmon.vikingos)