Los peligros del uso y abuso de antibióticos

El uso y abuso de forma innecesaria de antibióticos puede producir reacciones adversas en los pacientes como problemas gastrointestinales, alergias, complicaciones hepáticas, renales y hasta cardiacas.

Las infecciones de las vías respiratorias altas constituyen los mayores motivos de consulta en esta época del año. La gran mayoría de estas afecciones son de origen viral, por lo que se curan espontáneamente, requiriendo de fármacos sólo para tratar sus síntomas.  Ahora, si consideramos que en este periodo también se incrementan algunos procesos alérgicos como la rinitis o el asma, más del 90% de las afecciones respiratorias no deben ser tratadas con antibióticos, según la Sociedad Española de Medicina Familiar y Comunitaria.

“Un uso frecuente o inadecuado de este tipo de medicamentos puede generar graves problemas en el organismo, dejando de ser útiles para combatir infecciones de origen bacteriano”, indica Paula Molina, químico farmacéutico de Farmacias Ahumada. “Esta resistencia a los antibióticos ha desarrollado bacterias más fuertes, incapaces de ser tratadas por los antibióticos más potentes que actualmente existen, abriéndose una ventana a infecciones que pueden resultar ser fatales ya que no hay cómo tratarlas”, añade.

Esta resistencia es un problema extendido. Según lo indican los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. (CDC por sus siglas en inglés) es uno de los problemas de salud pública más apremiantes de todo el mundo. Es más, “el abuso de los antibióticos también conlleva la destrucción de bacterias que son beneficiosas para nuestro organismo. En este sentido, surgen problemas gastrointestinales, pudiendo originar diarreas debido a la falta de bacterias que ayudan a digerir los alimentos”, indica Molina. “En algunos casos, bacterias nocivas como el Clostridium Difficile pueden crecer excesivamente en este tipo de ambientes, provocando infecciones graves que pueden afectar y comprometer órganos como el hígado y los riñones, resultando ser fatales”, especifica.

De acuerdo a un estudio publicado en la revista de la Academia de Ciencias de EE.UU. -desarrollado por expertos del Centro de Dinámica de Enfermedades, Economía y Política y las universidades de Princeton-  y que abarcó 79 países a nivel mundial, el uso de antibióticos en el mundo ha crecido en un 65%, mientras que en Chile aumentó en un 55% en 16 años.  “Esto enciende las alertas ante una conducta irresponsable por parte de los pacientes. Muchos dudan de la capacidad del médico si no les indican antibióticos, o ´repiten la receta´ del medicamento que lo curó la vez pasada, consiguiéndolos en ferias libres que, por lo demás es ilegal. La educación en este tipo de temas urge de un tratamiento eficaz”, concluye la profesional.