Los errores más comunes que atrapan a los dueños en sus negocios

En mi propia experiencia y la de ActionCOACH con más de 25 años de en la industria de Coaching para dueños de pequeña y mediana empresa, es normal encontrarse con que la gran mayoría de los empresarios tomó la decisión de emprender un negocio con claros propósitos en mente: Libertad, Tiempo y Bienestar Económico, en otras palabras, lo que comúnmente se entiende como Calidad de Vida.

Lamentablemente, tales propósitos se ven postergados, y a veces hasta olvidados, ya que la casi totalidad de los dueños enfrentan problemas que terminan por mantenerlos atrapados en un trabajo de tiempo completo que no da tregua ni les permite disponer de tiempo libre:

  • Falta de tiempo: el tiempo parece no ser suficiente para realizar todas sus tareas y mantienen una importante lista de temas pendientes, atienden sólo las urgencias y se mantienen apagando incendios en lugar de prevenirlos. Los días se transforman en una carrera contra el tiempo y no consiguen llegar a la meta;
  • Problemas financieros: la falta de liquidez o escasez de recursos disponibles en la caja del negocio es un problema que los acompaña persistentemente y que no logran resolver en forma definitiva. Muchas veces sacrifican o ponen en riesgo su patrimonio o solvencia personal para ir en rescate de su empresa. Buena parte de su tiempo lo destinan a buscar solución para sus compromisos financieros, no obstante haber crecido en ingresos y ventas;
  • Insatisfacciones con el equipo de trabajo: es habitual que una frustración que los acompañe sea la sensación de que las personas que trabajen en su empresa no se desempeñan conforme a sus expectativas y de que hay falta de compromiso. Tienden a culpar a las personas y no a revisar su falta de liderazgo;

Tales problemas, que son comunes a los dueños de negocio en todas partes del mundo, resultan ser síntomas de las verdaderas causas que se encuentran en los errores que ellos mismos repiten a lo largo de su vida y que provocan que terminan renunciando a los verdaderos propósitos por los que decidieron emprender…., lógico, en ninguna parte enseñan lo que es ser dueño de negocio.

  1. Ver el negocio como un trabajo: A consecuencia de que su negocio es su trabajo, ocurre el segundo error. La chequera y las finanzas del negocio se confunden con la situación personal, porque su negocio es su trabajo.
  2. Yo soy el único que sabe y puede: Como creen firmemente que nadie puede hacerlo tan bien como ellos, se recargan de actividades de menor valor y pierden la oportunidad de delegar y concentrarse en el rol de dueño.
  3. Me convierto en misionero en lugar de en buscador de talentos: Para ganar más no hay que trabajar más hay que trabajar mejor, ser más eficiente. El desafío es conseguir personas mejores que nosotros mismos, de otra manera tendremos que decirles qué deben hacer. En lugar de ello, los dueños terminan haciendo favores y llenándose de compromisos con familiares y cercanos.
  4. No separar la familia y el negocio: Y ese es precisamente el cuarto error, no desarrollan sus habilidades gerenciales y, como jefes de familia, terminan haciendo y decidiendo todo.

Año tras año, enfrentas los mismos problemas: Empiezas por aceptar cosas que no deberías y terminan siendo parte de tu ambiente natural de trabajo.

No estás satisfecho con la situación de tu empresa porque los problemas ya los conoces, no te gustan, te enojas cuando ocurren pero ya no sabes como resolverlos.

Entonces, qué se puede hacer?…

La buena noticia es que estos problemas tienen solución y hay que tomar la decision de cambiar la forma en que has operado tu negocio, porque es exactamente eso lo que has hecho: ! lograste mantener tu negocio funcionando, pero todo depende de tí !

Es hora que descubras que eso no es un negocio, más bien parece ser un empleo…..

En la definición de ActionCOACH, un Negocio es “una empresa comercial, rentable, que funciona bien (en forma predecible y en base a procesos), y no requiere la presencia del dueño”

Y, cómo hacerlo?, antes de iniciar un proceso debes cambiar la forma en que piensas respecto de lo que es el trabajo de un dueño de un negocio. En efecto, el rol de un dueño es ocuparse del crecimiento y del futuro del negocio, no del día a día. Mientras no estés convencido firmemente de cambiar lo que has venido haciendo, te mantendrás destinando tu tiempo a trabajar “en o dentro” del negocio, en lugar de enfocarte en trabajar “para” el desarrollo de tu negocio.

Suelo explicar la diferencia entre ambos enfoques de la siguiente forma: Imagina que tu negocio es un gran barco y, por lo tanto, tu eres el Capitán. Trabajas “para” el negocio cuando estás en el puente de mando, planificando, liderando, estableciendo los puertos a los que quieres llegar y estudiando las condiciones de navegación. En cambio, estás trabajando “en o dentro” del negocio cuando te encuentras en la sala de máquinas y encargado de que el barco funcione y se mantenga navegando. La pregunta es: dónde pasas la mayor parte del tiempo: Puente de Mando o Sala de Máquinas?. Si, como la mayoría, tu día a día es la sala de máquinas, deberías preguntarte ¿hacia dónde se dirigirá mi barco?, la respuesta ya la sabes: “hacia dónde lo lleven los vientos y las mareas”…

El proceso para tomar verdadero control de tu negocio y evitar los errores más frecuentes que cometen los dueños consiste en 6 pasos:

  1. El primer paso es el DOMINIO de tu negocio, Eliminar el caos, entender los numeros y anticiparte a los problemas. El resultado es que tu negocio se vuelve estable. Ya no te preocupa más el pago de sueldos a fin de mes o pagar las cuentas.
  2. El segundo paso es encontrar uno o varios NICHOS para tus productos y servicios. Aplicas estrategias para atraer clientes, vender más y crecer en resultados de negocio. Eres capaz de predecir tu flujo si conoces bien a tu mercado. Aquí es donde tu negocio comienza a generar flujo y a trabajar para ti. Después de todo, es lo que querías, recuerdas?
  3. El tercer paso es APALANCAMIENTO. El término apalancamiento viene justamente de lo que puedes lograr cuando usas una palanca, se trata de eficiencia o hacer más con menos. Aquí es cuando comienzas a apalancarte de tu negocio y crear más tiempo para ti mismo. Te mantienes enfocado en lograr eficiencia en las áreas clave de tu negocio.
  4. El cuarto paso es EQUIPO. El equipo te prove de una estructura para soportar el crecimiento personal y del negocio. Ahora tendrás la posibilidad de tomar largas vacaciones y confiar que tu equipo está manejando el negocio por ti. Ya no es necesario que te ocupes de todo en tu empresa, te reservas solo para situaciones de excepción.
  5. El quinto paso es SINERGIA. Aquí es cuando todo parece encajar en tu negocio y tu rol se parece el de un director de orquesta. Puedes comenzar la estrategia para tu siguiente etapa de actividad empresarial. El negocio es una máquina bien lubricada. Recuperas tiempo libre y ahora puedes planificar tus siguientes pasos.
  6. El último paso son los RESULTADOS. El dueño comienza a cosechar las recompensas del negocio y puede invertir en otros negocios, o toma tiempo para su propio crecimiento personal.

Si te has sentido identificado y quieres recuperar tiempo libre y calidad de vida, toma acción y entra contacto con nosotros. Lo que hacemos es ayudar al dueño para que tenga claro cuá es su rol y que lo juegue  de forma correcta para que logre su meta cuando puso su negocio.

Por Fernando Peirano, Business Coaching/ActionCoach